fbpx

Abundante mente

manos-Abundante-mente

Mi querido exsocio y amigo, el doctor Joaquim Valls, ha escrito unos cuantos libros terminados en “mente” que te recomiendo sin lugar a duda.

Algunos de ellos son: maravillosa mente, emocional mente, ligera mente, genial mente y manual mente. En todos ellos da sabios consejos para llegar a ser tu mejor versión, para gestionar tus emociones, para bajar de peso…

No voy a quitarle un posible título que creo sería muy interesante: abundante mente. El año pasado ya escribí y publiqué un libro que versaba sobre este tema, pero lo llamé Maestría en abundancia.

Lo hice, en primer lugar, porque si mi querido y admirado Quim (así le llamamos sus amigos) decide algún día publicar acerca de este tema, dejo libre el título y prometo ser una de las primeras personas que adquiera un ejemplar para estudiarlo a fondo.

En segundo lugar, porque mi libro habla de lo que he aprendido sobre abundancia de diez maestros (uno de los cuales, obviamente, es del doctor Joaquim Valls) y de tres maestras; todos ellos y ellas muy especiales para mí. Así que lo pensé como un máster; es decir, como una maestría en abundancia.

Pero sí quiero utilizar aquí y ahora el concepto de abundante mente porque creo con sinceridad que la abundancia es una cuestión de mentalidad.

¿Qué es la abundancia? Muchas personas creen que se trata de tener mucho dinero. Es conocida la frase que Marujita Díaz dijo alguna vez: “yo nado en la ambulancia”, refiriéndose al hecho de que tenía mucho dinero.

No puedo dejar de recordar en este punto otro lapsus linguae, en este caso de la gran Carmen Sevilla, cuando dijo de la pequeña del clan Flores: “un beso fuerte para Rosario, que lleva en sus gérmenes el arte de su madre”.

Volviendo al tema que nos ocupa, que me voy por las ramas, la abundancia no es una cuestión de dinero, sino de mentalidad. Sé que lo anterior requiere de una explicación; así que allá vamos.

Ser abundante implica no estar preocupado. Puede ser que nos refiramos al dinero, pero también a las relaciones o a la salud. En realidad, podemos fijarnos en cualquier área de la vida.

Una persona abundante sabe que todo es perfecto, que la vida le trae siempre lo que necesite (que no tiene por qué ser igual a lo que quiera) y que no necesita preocuparse por nada.

Tres premisas básicas para vivir tranquilamente y en paz. Pero sin que ello signifique que podemos tumbarnos en el sofá a verlas venir. Una cosa es confiar en que la vida te dará lo que necesites y otra es desentenderse.

Cuenta una vieja historia que había un señor muy preocupado por llegar a fin de mes. Tenía siempre el dinero justo y a veces aún le faltaba algo para poder comprar los víveres necesarios para subsistir.

Todas las noches rezaba a Dios y le pedía que le tocase la lotería. No faltaba a su plegaria ni un solo día y pedía con todas sus fuerzas, derramando amargas lágrimas por la preocupación con la que vivía a diario.

Un buen día, ya cansado de escucharle, Dios se le apareció en medio de la plegaria y respondió a sus súplicas con voz firme: “Está bien. Haré que te toque la lotería… Pero, ¿puedes comprar el décimo al menos una vez en tu vida?”

Más que una historia, suena a chiste malo. Pero en el fondo, si lo pensamos detenidamente, muchas personas piden, sueñan, incluso dibujan lo que quieren conseguir… y luego no hacen nada para lograrlo.

El victimismo nos aleja de la abundancia. Pensar que la vida no depende de nosotros nos lleva a la inacción. Y entonces se da la profecía de autocumplimiento: como pensábamos que todo nos iba a ir mal, no hicimos nada para remediarlo y al final, sucedió lo que no queríamos que sucediera.

La abundancia, por tanto, requiere de una visión responsable de la vida. Una persona abundante piensa: “si va a ser, depende de mí”.

Otra característica de las personas de mente abundante es la resiliencia. Ésta consiste no sólo en aguantar los malos tragos por los que a veces nos hace pasar la vida, sino además encontrar en ellos la parte positiva, el aprendizaje.

Podríamos decir muchas más cosas, pero quedémonos con esta última característica como quizás la más importante en toda persona mentalmente abundante: la gratitud.

Dicen que es de bien nacidos ser agradecidos. Yo diría que además es de astutos, pues la energía que se genera al dar las gracias es de una vibración tan elevada que es la mejor forma de atraer cosas positivas a tu vida.

 

Feliz semana,

Por Manu Ramírez

Director General ESINEC

3 comentarios en “Abundante mente”

  1. Yo estoy en proceso de obtener esta abundacia con la ayuda de Esinec i de Manu.
    Siento que todo va ha cambiar en mi vida poco a poco .
    Muchas gracias por enseñarme el camino…
    Gracias, Gracias, Gracias !

    Responder
  2. Resiliencia, que gran palabra, yo soy una gran gran resiliente.
    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, la gratitud es una de las cosas que hace que tengamos una vibracion elevada y es la manera de atraer lo bueno que tiene el universo para nosotros.

    Gracias Manu porque con “Código Billonario” en esinec atraves de ti he aprendido como encauzar el camino a la abundancia, ahora me toca a mi seguir.
    Gracias, Gracias, Gracias

    Responder
  3. A veces he leído que cuando algo es para tí,llega sin esfuerzo,sin embargo me siento más afín a que conseguirlo es tu responsabilidad y deberás hacer el esfuerzo que ello requiera para obtenerlo. Muy buen artículo.Aunque el sofá es a veces demasiado tentador.

    Responder

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola, puedes preguntarnos cualquier duda que tengas y te responderemos lo antes posible, en horario de 9:00 a 20:00h. ¡Muchas gracias!