fbpx

Eligiendo relaciones

pareja-de-la-mano-relaciones

En la vida puedes sentir que tienes la obligación de hacer muchas cosas o que puedes elegir. En realidad, el solo hecho de pensar de una forma o de otra es una elección.

Es decir, hay personas que eligen sentirse obligadas a hacer esto o aquello, mientras que hay personas que eligen pensar que eligen todo lo que hacen.

Parece un juego de palabras, ¿verdad?

Pues bien, uno de los ámbitos en los que la elección está presente y es especialmente importante es el de las relaciones.

Muchas veces nos sentimos obligados a tener un tipo de relación con una persona sólo porque es de la familia o porque pertenece a un grupo del que formamos parte. A veces simplemente lo hacemos por no dar que hablar a los demás.

Pero quizás ésa no sea la forma más efectiva de relacionarnos, pues lo hacemos desde una cierta obligación y no desde nuestro deseo más honesto.

¿Cómo sería una vida en la que nos relacionáramos con todas las personas de nuestro entorno de una forma sincera?

Veamos cuáles son las posibles relaciones que existen. En ESINEC hablamos de cuatro tipos. Hay dos más, pero una queda fuera de nuestros valores y la otra no es apta para todos los públicos.

Opción 1: no quiero saber nada de ti. Tú por tu camino y yo por el mío. No nos enfrentemos, simplemente no sepamos el uno del otro. El mundo es suficientemente grande como para que caminemos cada uno por separado.

En ESINEC ejemplificamos esto dándole la espalda a la otra persona.

Y no hay nada de malo en ello. Simplemente, no queremos tener una relación con alguien porque su energía nos desgasta, porque no compartimos valores principales o porque nos resta más que nos suma.

Opción 2: quiero tener una mínima relación. Sólo cordialidad. Un saludo, una mirada, algo mínimo por simple educación. No tengo problema alguno en compartir un mismo espacio contigo, pero no me interesas.

En ESINEC ejemplificamos esto mirando a los ojos a la otra persona, sin ningún tipo de contacto físico.

Tampoco hay nada malo en esta elección. Puede ser algo incómoda, como cuando te encuentras con un vecino en el ascensor y no sabes si hablar del tiempo o quedarte callado, observando tus zapatos.

Opción 3: quiero tener una relación algo más trabajada, pero superficial. Colegas, compañeros de juergas, conocidos con los que ver un partido de fútbol en el bar… algo más que nada, pero poco.

En ESINEC ejemplificamos esto mirando a los ojos a la otra persona mientras le damos la mano.

Es una opción válida, como todas las demás. Hay un mínimo contacto físico, lo cual es una forma de ejemplificar que hay un mínimo de relación. Y si, por el momento, eso es todo lo que quieres de esa persona, perfecto.

Opción 4: quiero tener una estrecha relación, íntima y profunda. Amistad verdadera, relación fraternal, confianza plena en la persona.

En ESINEC ejemplificamos esto con un abrazo apapachado.

No es cualquier tipo de abrazo. De hecho, me aventuro a decir (después de miles de horas de entrenamientos grupales) que la mayoría de la gente no sabe abrazar de verdad.

Un abrazo apapachado se da levantando el brazo izquierdo (en España habitualmente lo hacemos al revés: levantando el brazo derecho), e inclinando la cabeza a la derecha. Cuando ambas personas hacen lo mismo, quedan abrazadas corazón con corazón.

No hay golpecitos en la espalda, las dos personas están juntas, casi siempre se sincronizan las respiraciones, y permanecen así unos segundos. No es un abrazo rápido, sino un momento de conexión entre ambos.

No sólo diré que es una opción válida, sino que además es la que nosotros preferimos. Muchas personas nunca han abrazado ni han sido abrazadas así cuando llegan a nuestros entrenamientos. Y allí descubren una forma fácil, segura y gratuita de dar y recibir amor que les llega al alma.

Pero he aquí la verdadera lección: puedes elegir libremente, momento a momento, cómo quieres relacionarte con los demás. No está bien ni mal elegir un uno hoy con una persona, un dos mañana con esa misma persona, un tres con otra persona hoy, o un cuatro mañana con todo el mundo.

Lo importante es que seas fiel a lo que sientes. Para eso, en la dinámica que vivimos en el entrenamiento RedEx llamada “Línea de la elección”, damos unos segundos a los participantes para que miren a los ojos a quien tienen enfrente y decidan con el corazón si quieren elegir un uno, un dos, un tres o un cuatro para relacionarse con esa persona.

Pasados unos primeros minutos en los que la gente supera la incomodidad y la vergüenza que la escena les puede provocar al inicio, toda la sala se convierte en un gran abrazo.

Ver y vivir desde el centro de la sala cómo cincuenta o cien personas se abrazan, de dos en dos, llorando, riendo y sintiendo juntas… es algo indescriptible.

Por eso en ESINEC defendemos el abrazo, la muestra de confianza y de amor incondicional. Y obviamente a veces elegimos otro tipo de relación con determinadas personas. Pero la más habitual, para nosotros, es el abrazo.

¿A veces nos llevamos decepciones? Sí, desde luego. Si te abres a amar, te pueden herir. Pero para mí tiene más peso lo bueno que puedes conseguir al hacerlo que los posibles precios a pagar.

Ah! Me dejaba algo: ¿cuáles son esas dos opciones que no proponemos?

Opción 0: agredir a otra persona. Esto no entra en nuestros valores. Aunque alguien nos haga daño, no devolvemos el golpe. Que nadie nos considere imbéciles, claro. Por supuesto que lo paramos y nos aseguramos de que no vuelvan a golpear. Pero no pasamos al ataque. Eso nos parece mezquino.

Opción 5: ésta sí la proponemos, pero no dentro de sala en un entrenamiento grupal. Es algo que cada uno puede elegir con quien quiera, siempre que sean adultos y todos los implicados estén de acuerdo. Sólo diré que la opción 5 tiene buena rima 🙂

Feliz semana,

Por Manu Ramírez

Director General ESINEC

2 comentarios en “Eligiendo relaciones”

  1. Hola Manu🤗💕
    Para mí lo que has explicado fue una de las cosas más bonitas del entrenamiento en Esinec; en el aprendí a abrazar de corazón a corazón.🤗💕

    Responder
  2. Buen día me encanto la publicación no todos sabemos abrazar de corazón a corazón debemos enseñar a los demás este abrazo y sincronizarnos con. Ellos gracias eternas saludos desde vzla.

    Responder

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola, puedes preguntarnos cualquier duda que tengas y te responderemos lo antes posible, en horario de 9:00 a 20:00h. ¡Muchas gracias!