fbpx

Propósitos de Año Nuevo III

exito-proposito-conseguido-esinec

Éste es el tercer artículo que escribo hablando de los propósitos de año nuevo.

Con él concluyo la trilogía con la que pretendo apoyarte a que se cumplan esos deseos que seguramente te estás planteando.

Recordemos que en el primer artículo hablamos de las 7 reglas de oro para la correcta definición de un objetivo. A saber:

1.- Expresado en forma positiva

2.- Que sea específico

3.- Establecer obtención de pruebas y feedback del logro

4.- Organizar los recursos

5.- Tener el objetivo bajo control. Ser proactivo

6.- Ecología del objetivo

7.- Plan de acción

Y en el segundo artículo explicamos los 5 pasos para ir de un punto A (situación inicial en la que te encuentras) a un punto B (situación o destino final deseado). Estos pasos son:

1.- Para

2.- Mira

3.- Elige

4.- Vota

5.- Toma acción

Pues hablemos de cómo tomar acción. Hay diferentes técnicas para establecer el plan de acción, especialmente en el último apartado de éste (el que puramente trata de tomar acción).

Y hoy quiero hablarte de una técnica muy interesante que aprendí en una formación en PNL (Programación Neurolingüística): la técnica Barbra Streisand.

Obviamente, recibe este nombre porque la famosa cantante y actriz suele aplicarla antes de sus actuaciones. Desconozco si ella fue la inventora de la metodología o simplemente es la “cara conocida” que habló de ella.

En todo caso, creo que es muy potente, tanto porque yo mismo la he utilizado en diversas ocasiones como porque muchos de mis coachees también la han puesto en práctica con excelentes resultados.

Básicamente, siguiendo con el ejemplo de Barbara, consiste en una visualización de la actuación en la que se ve a ella misma cantando, imagina y siente las reacciones del público, las emociones y las experiencias de ese momento.

Es decir, proyecta el futuro, lo imagina y lo hace de la forma más vívida posible (utilizando los tres canales sensoriales principales: vista, oído y sensaciones físicas).

Si dejamos de lado a la famosa cantante y actriz por un momento, podemos decir que la técnica consiste en visualizarte en el futuro cuando has logrado tu objetivo para ser consciente de las evidencias sensoriales.

Se trata de avanzar todos los sentimientos que irás experimentando, y de las experiencias del momento. Así, al volver al presente te permite analizarlo e identificar los pasos que has seguido para alcanzar tu objetivo.

Esta técnica, además, evita que visualices tu objetivo como imposible, porque te has podido ver consiguiéndolo y, por tanto, te motiva a seguir los pasos que requieras dar y así lograrlo.

Asimismo, también te puede apoyar a readaptar el objetivo que ya te habías fijado con anterioridad.

Concretamente, funciona de la siguiente manera:

1.- Ponte de pie en un lugar en el que tengas espacio libre detrás de ti porque en unos momentos darás unos pasos hacia atrás.

2.- Cierra los ojos y toma una respiración profunda. Déjala salir con un suspiro. Repite esa respiración lenta dos o tres veces.

2.- Imagina que ya has logrado ese objetivo. Pregúntate cuándo es, dónde estás y qué estás haciendo. Visualízalo con todo lujo de detalles. Es importante que tengas claridad sobre qué ves, qué oyes y qué sientes.

3.- Una vez has “vivido” la experiencia del logro del objetivo, vas a hacer un gesto con el que anclarás la sensación. Por ejemplo, puedes apretar ligeramente tu muñeca izquierda con los dedos pulgar e índice de la mano derecha.

4.- Vas a dar un paso atrás siempre con los ojos cerrados y vas a recordar la última acción que hiciste justo antes de lograr el objetivo. Te vendrá a la mente de repente eso que hiciste que te llevó a conseguirlo y las emociones asociadas.

5.- Vas a activar de nuevo el ancla, repitiendo el gesto que hiciste en el paso 3.

6.- Vas a repetir los pasos 4 y 5, buscando siempre la acción anterior. De esta forma, irás viviendo todo el proceso desde el día de hoy hasta el objetivo, pero en orden cronológico inverso (desde el futuro hasta el presente).

7.- Cuando hayas “vivido” la primera acción realizada que te lleva al objetivo, tomarás una respiración profunda y la dejarás salir con un suspiro. Repetirás esto tres veces y dejarás que se abran tus ojos.

Te aseguro que si realizas el ejercicio de una forma tranquila y relajada, sin prisas, recreándote en todo lo que aparezca en tu mente, cuando termines tendrás muy claros los pasos a dar para llegar a tu objetivo.

Hacer el camino al revés, desde el futuro hacia el presente, tiene múltiples ventajas. Pero en vez de contártelas aquí y ahora, prefiero que lo compruebes practicando.

Y con esto me despido por esta semana. Sólo me queda desearte una feliz salida y entrada de año. Te deseo todo lo mejor…

¡Se me olvidaba! Prometí hablarte del Máster en Coaching con PNL. Hagamos una cosa: ve a la página en la que está la información y déjame que te diga una cosa: puede ser la mejor inversión que hagas en 2021, quizás incluso la mejor inversión que hagas en tu vida.

Imagina ser capaz de profundizar en las técnicas más eficaces para conseguir lo que te propones y además poder apoyar a otras personas a que lo hagan. ¿Acaso hay algo mejor que eso?

Feliz semana,

Por Manu Ramírez

Director General ESINEC

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola, puedes preguntarnos cualquier duda que tengas y te responderemos lo antes posible, en horario de 9:00 a 20:00h. ¡Muchas gracias!