fbpx

Quo vadis, formación?

formacion-online-esinec

Quiero dedicar el artículo de esta semana a algo que me parece muy relevante y es ver hacia dónde vamos.

Pero no lo haré en términos generales, pues debería escribir un libro entero para tal fin, sino que me centraré en la formación.

De ahí el título que le elegido: Quo vadis, formación? Es decir, ¿a dónde vas, formación? Y es que a lo largo de este año de pandemia casi todos los sectores de la economía han sufrido un gran cambio, pero concretamente éste del que quiero hablar ha vivido una auténtica revolución.

Sin las clases presenciales (o muy minimizadas, según el tipo de estudios al que nos refiramos), lo primero que pensamos es que se pierde dinamismo y cercanía. A priori, vemos que nos falta algo (que en las formaciones de inteligencia emocional y coaching, como las de ESINEC, es muy importante).

Pero superado este primer inconveniente, empezamos a ver posibilidades y ventajas en cuanto a la formación online. Lo cierto es que antes de la pandemia pocas personas habían pensado en serio en las posibilidades que se abren con las nuevas tecnologías.

Empecemos:

01.- Puedes ver las clases cuando quieras y tantas veces como necesites. Esto no es poca cosa, ya que hay muchos alumnos que no entienden algo que explica su profesor o profesora y, si no lo pregunta al momento, ya se queda con la duda.

El sistema de clases grabadas en vídeo y que cada alumno puede ver tantas veces como quiera y en el momento que le vaya mejor es algo fabuloso. Si lo puede hacer Netflix con las series, ¿por qué no implementarlo en la formación?

02.- Atención individual y grupal, con sesiones de preguntas y respuestas. Si el profesor no tiene que gastar su tiempo en dar clases porque una vez que las ha grabado ya sirven para varios cursos, entonces dispone de mucho más tiempo para atender a sus alumnos y responder dudas.

Esto permite generar reuniones grupales e individuales para apoyar a los alumnos y asegurarse de que están entendiendo y aplicando lo que se ha explicado en la clase. Los profesores, de esta forma, pasamos a ser más tutores que otra cosa.

03.- No hay limitaciones geográficas, ni para profesores ni para alumnos. Eso nos permite ver una masterclass de un profesor que está en otra ciudad u otro país, por ejemplo, y ahorrarnos los costes de hacerlo viajar hasta nuestra escuela. O que un alumno pueda acceder a las formaciones, esté donde esté.

04.- Precisamente de acuerdo con el punto anterior, aumenta la posibilidad de tener grupos más heterogéneos y, por tanto, con mayor diversidad cultural, lo cual representa un enorme incremento en el valor de la formación.

Internet elimina las barreras (excepto la propia barrera tecnológica de acceso al propio Internet). De esta forma, es mucho más fácil que personas muy diversas puedan ser compañeros de curso y permitiendo, con las dinámicas adecuadas, que eso enriquezca el grupo.

05.- Mayor flexibilidad en los contenidos. Al estar las clases grabadas, los profesores liberamos mucho tiempo para otras actividades, como atender a los alumnos (lo he comentado antes) y para seguir formándonos, investigando, buscando lo último… y luego es tan fácil como explicar eso que queremos agregar, grabando otro vídeo o haciendo una masterclass en streaming (en directo) y dejarla grabada.

Me he dedicado a la docencia universitaria durante dieciséis años. Dejé el mundo académico a finales de 2017 porque ESINEC ya estaba creciendo lo suficiente y requería de todo mi tiempo para gestionarla. Así que me he perdido este año de pandemia en la universidad. Seguramente habrá sido interesante.

Pero lo he vivido de lleno en nuestra escuela, pues hacemos formaciones. De hecho, no impartimos cursos teóricos sino eminentemente prácticos. Así que el reto fue grande. Además, la formación en inteligencia emocional y coaching tiene un punto de cercanía que no tienen otras disciplinas (nos encanta abrazarnos en clase, por ejemplo).

Es más, a lo largo de este año de pandemia he recordado que hace muchos años cursé un máster universitario en educación y nuevas tecnologías (e-learning). En él nos hablaban de la telepresencia, o cómo hacer que el alumno sienta que su profesor-tutor está ahí y le atiende, aunque no pueda verlo en un aula, como se había hecho toda la vida.

Debo reconocer que aquel máster lo cursé sólo porque era oficial y me permitía acceder al doctorado. Y también que lo que se explicaba hace tantos años ya no tiene mucha aplicación (no existían plataformas de vídeoconferencia, por ejemplo).

Sí me ha servido de algo: para recordar que ya hace muchos años me llamaba la atención la posibilidad de pasar la formación al mundo online y digital. Realmente, las ventajas son mucho más que estas cinco que he comentado en párrafos precedentes.

Pero para valorarlas, hay que probarlo. Así que, ¡bienvenidos al futuro, que acaba de llegar! Quien no quiera quedarse atrás, que entienda lo antes posible que la formación continua es esencial en nuestras vidas. Y que hoy en día (y a partir de ahora será algo cada vez más presente en nuestras vidas), la formación es online.

¿Te animas a probarla?

 

Feliz semana,

Por Manu Ramírez

Director General ESINEC

4 comentarios en “Quo vadis, formación?”

  1. Buenas noches Manu, efectivamente la formación online creo que es nuestro futuro por su comodidad. Pero a mí personalmente en esta época de pandemia me ha hecho sentir super acompañada.
    Os he tenido cerca de mi explicándome miles de cosas.
    Gracias.

    Responder
  2. Buenos días Manu.
    Para mi la formación online es maravillosa porqué puedo verlo y hacerlo cuando me viene bien.
    Siempre estáis hay apoyando en todo lo qué necesito.
    Os estoy muy agradecida.
    Un abrazo fuerte para todo el equipo.

    Responder
  3. Muy interesante el artículo y mucho de lo que escribes es muy cierto, pero yo me pregunto que pasará con la amistad, solidaridad, competencia sana, relaciones sociales que se aprenden con el contacto humano, no somos máquinas que pueden ser programadas y punto,

    Responder
  4. He de reconocer que a mi siempre me han gustado las clases presenciales, pero entiendo que en éste momento la formación online me permite continuar aprendiendo y experimentando.
    Calculo que esto ha llegado para quedarse…..más allá de si la pandemia llegase a desaparecer.
    Hay que adaptarse a los nuevos tiempos aunque perdamos en relaciones sociales.
    Agradecida a todos aquellos que nos dan la oportunidad de no paralizar nos y continuar avanzando.

    Responder

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola, puedes preguntarnos cualquier duda que tengas y te responderemos lo antes posible, en horario de 9:00 a 20:00h. ¡Muchas gracias!