fbpx

Tres verdades y una mentira

Hombre-frente-espejo-reflexionando-Tres verdades y una mentira

Hay verdades que, cuando las escuchas duelen, pican y hasta escuecen.

Son verdades incómodas. De esas que son como patadas giratorias de Chuck Norris.  

Impactan con tanta fuerza que son capaces de poner tu mundo al revés.

¿Has jugado alguna vez a 3 verdades y una mentira? Es un juego en el que se afirman 4 cosas, que supuestamente son verdad, pero una de ellas es mentira. Y tienes que adivinar cuál es cuál.

¿Jugamos?

Ahí va la primera verdad.

¿Qué me dirías si yo te dijera que el 99 % de tus problemas se solucionarían aprendiendo a quererte de verdad?

¿Estás al borde de la ruina? De acuerdo, la crisis, la pandemia… Pero quizás si te hubieras querido más tu gestión de la situación hubiera sido muy diferente.

¿Tienes la sensación de que vives una vida gris y aburrida? No. Esa monotonía no es más que el reflejo de otra cosa: la falta de amor hacia ti mismo.

¿Ha dejado tu pareja de quererte? Puede. Pero quizás, tú has dejado de quererte antes.

¿Tu vida amorosa es un desastre? Prueba a quererte e inténtalo de nuevo.

¿Algún problema de salud? Muchos “expertos” te dirán: te ha tocado. Ha sido mala suerte. La vida es así. Yo, en cambio, te digo: quiérete más.

Y podría seguir así un buen rato. Porque vivimos en una sociedad en la que el amor propio brilla por su ausencia. Sólo hay que echar un vistazo a cómo está la autoestima de la mayoría de la gente.

¿No me crees? Te lo puedo demostrar.

Toma una hoja en blanco y un bolígrafo. Escribe en esa hoja una lista con 20 cosas buenas (que te gusten) de ti y otra con 20 cosas malas (que no te gusten) de ti.

¿Cuál de las dos listas te ha resultado más fácil de rellenar? No hace falta que me respondas.

Vamos a por la segunda verdad.

¿Quieres hacer un cambio en tu vida? ¿en el ámbito que sea? Aprende a quererte más de lo que lo haces.

Y el primer gran paso para aprender a quererte es aceptarse. Y el primer paso para aceptarse es…quererte.

No. No es ni una broma ni un juego de palabras. Quererte y aceptarte son dos verbos que deberías poner en práctica todos los días de tu vida.

Pero no te preocupes, porque quiero compartir contigo la tercera gran verdad.

Y esta tercera verdad es:

  • Limítate a soñar.

Porque tú eres especial. Antes o después tu jefe se va a dar cuenta. Y esa persona por la que suspiras entenderá que estáis hechos el uno para el otro.

¿Qué eres una chica sosa y sin personalidad? Tranquila. Un hombre extremadamente atractivo y cómo no, millonario te hará el centro de sus fantasías y se desvivirá por ti.

¿Qué eres una adolescente normalita con algunas manías tontas? No hay problema. Te convertirás en el amor de un apuesto vampiro que no hace daño a las personas. Un semidios que, en lugar de arder, brilla cuando le da el sol.

No importa que te identifiques con un zampabollos mediocre que no respeta ni su cuerpo ni su tiempo. Contrata a un experto en el amor que logrará que una mujer que parece una modelo internacional, y además es multimillonaria se muera por tus huesos. Ah! No, espera, que al final no hace falta contratar a ningún experto en el amor.

¿Te suenan estas historias?

Si no te suenan, te refrescaré la memoria. Estoy hablando de las películas: Cincuenta sombras de Grey, Crepúsculo y Hitch.

Hollywood, la industria cinematográfica, la literatura romántica… ha hecho cosas muy buenas y también cosas muy malas a nuestra sociedad.

Cosas muy buenas porque han creado una fuente inagotable de entretenimiento. Un mundo de fantasía, luz y color, que nos ayuda a evadirnos de la realidad.

Pero también ha hecho mucho daño. Porque ha logrado que muchas personas lleguen a confundir fantasía con realidad. Muchas veces sin darse cuenta de ello. Porque esa realidad fantástica se establece en su inconsciente. Ese lugar que rige la mayoría de nuestras decisiones y que nadie nos enseña a “programar”.

Vamos a por la cuarta verdad. Una que quiero que te que grabes a fuego, que la tatúes en tu mente, que la repitas como si fuera un mantra:

  • Nadie va a rescatarte.

Tú eres la única persona que realmente puede hacer ese gran cambio en tu vida. Y para que se de ese gran cambio necesitas aprender y aplicar la segunda gran verdad, que es que debes aprender a aceptarte (y a quererte) que viene a ser lo mismo.

Para ser capaz de aceptarte, de verdad, es necesario dejar a un lado ciertos mitos que están muy generalizados. Como por ejemplo el tema de los complejos. Pero te hablaré de ello en próximos artículos.

Porque no quería alargar mucho esta entrada, pero ya ves, me pongo a teclear y sale el literato que llevo dentro.

Ahí te dejo las 4 grandes verdades con una mentira camuflada. Ahora está en tu mano adivinar cuál es la mentira infiltrada y cuáles son las verdades verdaderas.

¿Te animas a desvelar a nuestra infiltrada en los comentarios?

Por supuesto, y esto es importante aclararlo, ni soy poseedor de la verdad absoluta ni nada más lejos. Todo lo que he compartido aquí es mi manera de pensar y de ver las cosas. Puedes estar de acuerdo o no. En ambos casos estaré encantado de leer tu opinión en los comentarios.

Tanto si estás de acuerdo conmigo, como si no, te animo a trabajar en tu autoestima. Porque tu autoestima son los pilares sobre los que se sostienen todas las áreas de tu vida.

Feliz semana.

Por Juanjo “el verdades” Soldevilla

9 comentarios en “Tres verdades y una mentira”

  1. Nadie va a rescatarte por muy especial que tú te creas que seas

    Cono no pongas tú encima de la mesa todas tus cualidades nadie las va a ver y menos valorar

    Responder
  2. Gracias Juanjo por ser auténtico e irrepetible. Las cosas no pasan por casualidad. La autoestima es uno de los grandes olvidados de esta sociedad y de los que vivimos en ella. Hay que respetarse y quererse a uno mismo cada día. Gracias por compartir tu gran sabiduría.

    Responder
  3. Yo no creo en casualidades, pero sí creo en que lo que llega a nuestra vida tiene un para qué, y hoy comencé mi día hablando sobre el amor propio, y el compromiso conmigo mismo. Luego leo este texto recordatorio de que todo eso que pido(o pedimos) al universo que nos dé, está dentro de nosotros mismos, esperando paciencientemente a que queramos buscarlo, aceptarlo y recibirlo.

    Responder
  4. Hola Juanjo me encanta verte y leerte…🤗💕
    Creo que la mentira es la tercera.
    Todo está en uno mismo.
    Una vez una persona muy sabia me dijo:..”Para poder querer a los demás te has de querer a ti mismo”
    Y creo que con este texto es lo que nos has querido transmitir.
    Saludos Asun.

    Responder
  5. Que fácil es hablar del amor propio y que difícil es amarse y aceptarse.
    No hay nadie en el mundo más cruel y malvado que tu mismo. Cosas que no permitirías de otras personas te las dices a ti misma sin contemplaciones, y no sólo eso, si no que te las crees y te las repites tantas veces que cuando quieres modificarlo cuesta mucho.

    Y sí, la sociedad, tanto sea en la infancia, la adolescencia o ya de adulto, te machaca constantemente, pero si lo piensas de verdad, tu eres quien permites que esas cosas entren en tu mente, pero no es tu culpa, “nadie te enseñó a quererte y aceptarte incondicionalmente”, pero sí te han enseñado a ser y comportarte como la sociedad quiere.
    Ahora está en nuestras manos hacernos conscientes y trabajar nuestra autoestima.
    Como dice Juanjo;
    “porque tu autoestima son los pilares sobre los que se sostienen todas las áreas de tu vida”.

    Biquiños

    Responder
  6. Pues veo que la mentira es la tercera porq hay estamos esperando que vengan de afuera a darnos el vslor q nos tenemos q dar nosotros mism@s, y estoy de acuerdo y por experiencia propia que hay mucha baja autoestima, en realidad nos cuesta ver y reconocer el valor q tenemos y aplaudirnos y reconocer a nosotros mism@s lo que vamos logrando, a veces hablamos con otras personas y le aconsejamos eso, pero se nos olvida aplicarlo en nosotr@s mism@s, me ha encantado, 🤩 graciass

    Responder

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola, puedes preguntarnos cualquier duda que tengas y te responderemos lo antes posible, en horario de 9:00 a 20:00h. ¡Muchas gracias!